Sólo se permanece joven al precio de ser rico en antítesis, sólo  se permanece joven si el alma no desea la paz.

F. Nietzsche